Conoce los tipos de aceite para cocinar más usados

Entérate de cuáles son los tipos de aceite para cocinar más utilizados en los hogares, así como las bondades y principales características que ofrece cada uno.

Conoce los tipos de aceite para cocinar más usados

La gran variedad de tipos de aceite que conseguimos en los anaqueles de los supermercados tiene una función específica dependiendo de qué tipo de alimento vamos a preparar. Desde aliños y salsas hasta platillos étnicos, cada receta requiere tiene un determinado aceite para cocinar.

Procura elegir el aceite para cocinar que no incluya grasas trans.

¿Qué efecto tienen los aceites en la salud?

Aunque los aceites tienen distintos componentes nutricionales, en general poseen elementos comunes que ayudan a la salud. Estas cualidades son los ácidos grasos omega-3 y omega-6, la vitamina E, las grasas poliinsaturadas, las monoinsaturadas y las saturadas.

Es por ello que resulta importante integrar aceites vegetales a nuestra dieta diaria en la porción recomendada, pues benefician a la salud ayudando al crecimiento y protección de las células. Su consumo previene las enfermedades del corazón y el cáncer, reduce los niveles del colesterol malo (LDL) y evita problemas inflamatorios.

Aceite de oliva virgen extra

Utilizado especialmente en aliños para brindar sabor y nutrición a las ensaladas.

Proviene directamente de los frutos del olivo y se obtiene mediante un proceso de prensado en frío, lo que permite la conservación máxima de sus propiedades. Este tipo de aceite contiene una composición más abundante de ácidos grasos y de cualidades nutricionales que los demás.

Habitualmente se usa como aliño para las ensaladas, aunque también se recomienda para cocinar a temperaturas bajas para conservar sus propiedades.

Aceite a base de semillas

En esta categoría entran los tipos de aceite como el de soja, pepita de uva, cártamo, girasol, cacahuete, maíz, colza, o aguacate, que se obtienen por medio de la refinación completa de la semilla. Cada uno tiene sus propias características a la hora de emplearlos para cocinar.

Los aceites hechos a base de semillas son ideales para freír alimentos.

Lo más recomendable es utilizar siempre las versiones más puras o vírgenes, es decir, lo menos refinadas posible. La mayoría se pueden usar para cocinar a altas temperaturas, por lo que son ideales para freír alimentos.

Grasa animal

Aquí entraría la manteca de cerdo, los sebos comestibles y otras grasas animales. Se caracterizan por poseer un alto contenido en ácidos grasos saturados y colesterol, por lo que es mejor consumirlas esporádicamente y en menor cantidad para evitar problemas cardiovasculares.

Se utiliza para cocinar a altas temperaturas en frituras, pero es poco saludable.

La grasa animal se usa fundamentalmente para freír todo tipo frijoles o sofritos para sopas y caldos, papas, carnes y pescados; también en la repostería.

 

 

Grasa vegetal

Es la que se obtiene del refinamiento de frutos y semillas. Las más comunes son la manteca de coco, la manteca de palma y la manteca de cacao. Es muy utilizada en la panadería y en la repostería por su dulce aroma, aunque sus altos niveles de grasas saturadas no la hacen recomendable para el consumo frecuente.

Las mantecas vegetales han sido muy utilizadas en la repostería y platillos dulces.

Mantequilla

La mantequilla es una mezcla elaborada a base de agua, grasas y sólidos lácteos y, a diferencia de la margarina, esta sí es un alimento nutritivo. Recuerda elegir siempre las mantequillas artesanales en lugar de las marcas comerciales, ya que son más puras y menos refinadas.

Se recomienda el consumo de mantequilla artesanal más que la comercial.

La mantequilla es ideal para dorar las superficies de los pasteles o las carnes horneadas y para dar sabores específicos a determinados tipos de sofrito. También es ideal en la repostería para lograr la textura esponjosa de las tortas.

Margarina

De todas las grasas, la margarina es la menos recomendada debido a que es elaborada a partir de otras grasas y aceites comestibles. Esta característica hace que tenga un alto contenido de ácidos grasos “trans”, los cuales no se consideran saludables.

La margarina es una mezcla de agua y aceites vegetales, no es muy saludable.

Si bien la margarina es ideal para untar en casi cualquier alimento debido a su agradable sabor, lo más recomendable es evitar su consumo o reducirlo usando sustitutos naturales, como miel, mermeladas u otros tipos de mantequilla de base vegetal.

Tipos de grasa de que deben evitarse

Se recomienda evitar consumir aceites quemados, refinados o altamente procesados, ya que no son los más saludables y contribuyen a incrementar los niveles del colesterol malo (LDL). Por lo que es mejor asegurarse siempre de que los aceites sean insaturados.

Preferentemente evita reutilizar por más de tres veces el aceite para cocinar y evita el aceite requemado.

Quizás te pueda interesar: Qué hacer con el aceite utilizado.

Comparte esta información en las redes sociales y promueve una cocina y un estilo de vida saludables.


Esta es una sugerencia personal proporcionada por consumidores, Colgate-Palmolive no asume responsabilidad por esta información; nuestra recomendación es siempre seguir las instrucciones de uso de nuestros productos.

Encuentra artículos relacionados por:

Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Califica este artículo

Conoce los tipos de aceite para cocinar más usados

Comentarios