Restauración de muebles vintage

A veces nos aburrimos de ver nuestros muebles siempre iguales. No es necesario adquirir muebles nuevos, solamente dedicarle un poco de tiempo a los que ya tienes y ¡renovarlos por completo! Te enseñaré cómo hacer una restauración de muebles vintage.

Por

¿Cuántas veces has visto tus muebles sin vida? ¿Te has cansado de ver tu casa siempre igual? ¡Pues te tengo noticias! Con un poco de tiempo, pintura y creatividad podemos hacernos expertas en la restauración de muebles. Verás que con tan solo modificar algunas piezas, puedes cambiar por completo la apariencia de tu casa.

En este caso, haré la restauración de una mesita que utilizo en la sala.

Necesitas

  • Elegir el mueble que deseas restaurar
  • Un paño húmedo para limpiarlo
  • Una lija gruesa
  • Una lija delgada
  • Brochas
  • Pintura acrílica de los colores deseados
  • Spray transparente mate

Mesa antes

Procedimiento

Con ayuda de tu lija gruesa, lija tu mueble asegurándote siempre de hacerlo en una sola dirección, preferentemente la de las vetas de la madera.

Lija hacia un solo lado

Una vez lijado, confirma que no hayan quedado residuos de la pintura o barniz anterior.

Debe quedarte sin residuos de pintura o barniz

Después, con ayuda de un paño húmedo, elimina el exceso de polvo que quedó después de lijar.

Quita el exceso de polvo

Para darle un aire vintage, yo utilicé dos colores; uno de fondo y otro en la superficie. La idea es lijar la mesa después de pintada para dejar ver el color de la pintura de fondo, aunque si lo deseas, también puedes utilizar un solo tono.

En este caso, elegí para el fondo un gris muy claro y para la superficie un tono menta, también muy claro.

Estos son los dos tonos que elegí para pintar la mesita

Pinta una capa del color de fondo lo más pareja posible.

Pinta con el color que elegiste de fondo

Para lograrlo, toma en cuenta los siguientes tips:

  • No utilices mucha pintura en la brocha, pues el exceso hará que se escurra. Es mejor si remojas ligeramente la punta de la brocha y la esparces poco a poco; así obtendrás un resultado más bonito.
  • Pinta siempre en la dirección de las vetas de la madera. Por ejemplo, en esta mesa, la superficie se pinta de derecha a izquierda y las patas, de arriba hacia abajo. Esta técnica te dará un acabado más profesional.

Por último, deja secar muy bien la pintura antes de aplicar la segunda capa.

Así queda con una capa de gris

Una vez seco, pinta dos capas del color que elegiste para la superficie, dejando secar igualmente entre cada capa. Yo quise dejar la parte superior de la mesa en gris, por lo que di una segunda mano en gris al tope de la mesa, mientras que para las patas y el cajón, apliqué dos manos más del color menta.

Lista la mesa

Si tu mueble tiene hendiduras, no te preocupes, estas quedarán perfectamente pintadas con el color de la superficie y además le darán un lindo toque a tu mueble.

Una vez seco, ayúdate con tu lija delgada para desgastar las partes del mueble en las que desees que se note el color de fondo, como en las esquinas. Esta técnica creará un efecto vintage.

Por último, rocía muy bien todo tu mueble con spray transparente mate para proteger el color. ¡Listo!

Es bonita para dar un toque vintage en la sala

Ahora tienes una mesa completamente nueva que cambiará la apariencia de tu sala de estar.

Con un detalle como este, tu sala cambia por completo

Puedes aplicar esta técnica a casi cualquier mueble de tu casa y renovar el estilo de la decoración.

¿Qué otros muebles se te ocurre que podrías restaurar?


Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Comentarios