Consejos para calmar el llanto de tu bebé

Durante los primeros meses es difícil saber qué hace llorar a nuestros bebés; hambre, sueño, frío, calor… y después de probarlo todo, a veces ninguna solución parece funcionar, porque a veces solo necesitan la cercanía o la calma de mamá, estar en una posición especial, un poco de música o una caricia en su orejita para dejar de llorar.

Por

lleva-a-tu-bebe-lo-mas-cerca-posbiel-suavitel

Es común que cuando somos mamás, escuchemos con frecuencia que no debemos cargar tanto a nuestros bebés, que los dejemos llorar para que aprendan a ser independientes, y muchas cosas de ese estilo. La verdad yo algunas veces dudé si cargar a mi hija o no, algunas noches la dejé llorar un rato en su cuna, pero después me di cuenta que sufría ella y sufría yo. Así que la mayor conclusión que pude sacar (y es por supuesto mi opinión personal), es que el amor nunca debería implicar sufrir, menos cuando nuestros hijos son los involucrados. He entendido también con los años que un abrazo y un “te amo” hacen más que mil gritos y regaños, y que sus cambios de humor están directamente relacionados con los míos por estrés, cansancio, etc.

calma-el-llanto-de-tu-bebe-acercandolo-a-tu-pecho-suavitel

Con todo esto, quiero dejarles algunos tips prácticos para calmar el llanto de nuestros pequeños, cuando parece que nada funciona:

  • Una canción de cuna o leer un cuento con voz suave y pausada con ellos cerquita.
  • Un rato teniéndolos en brazos y balanceándonos en la mecedora. Con este plan hasta yo me dormía.
  • Tenerlos cerquita a nosotros en actividades del día a día, o en horas difíciles como cuando se acerca la siesta. Para esto es perfecto un cargador de bebé (esos portabebés de tela que quedan pegaditos al cuerpo) porque nos permiten tener las manos libres y hacer otras cosas.
  • El chupo es un dilema para muchas mamás, pero para mi fue de gran ayuda. Cuando me preocupaba solo pensaba “nunca he visto un adulto con chupo en mi vida”.
  • Un masaje suave y delicado puede ser bastante útil cuando de cólicos o molestias se trata. En un ambiente cálido, descubrimos la pancita y la espalda y los masajeamos suavemente.
  • Envolverlos en su sabanita ligera muchas veces les recuerda la sensación dentro de la panza y los calma rápidamente.

Recordemos que siempre debemos revisar las cosas básicas que generan el llanto como: hambre, sueño, pañal sucio, o dientes nuevos en caso de bebés más grandes.

No olvidemos también que el contacto físico en bebés pequeños es tan importante que ayuda a calmar al bebé, evitar los cólicos o mejorarlos, regula su temperatura corporal y hasta permite crear mejores conexiones cerebrales.

Mi hija ya tiene 4 años, pero el contacto físico con caricias, bailar en la mitad de la sala con ella cargada, abrazos de oso y dormir muy abrazadas sigue siendo, desde que era una bebé, nuestro momento de detener el mundo y sentirnos seguras. Si tienen un bebé pequeño corran a abrazarlo, pónganlo cerca a su corazón para que sus latidos lo calmen, háganle un masaje, abrácenlo mucho y sientan como su pequeño cuerpo encaja perfecto entre sus brazos.

Lo mejor de todo, es que además de calmarlos y hacerlos sentir más seguros, nosotras también nos beneficiamos con esas caricias, ¿no creen?

 


Encuentra artículos relacionados por:

Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Comentarios