Cómo conservar el perejil y otras hierbas para cocinar

Con el truco que voy a enseñarte, aprenderás cómo conservar el perejil y otras hierbas para tenerlas siempre frescas y al alcance. Conserva la sazón de tus comidas y evita que tus hierbas preferidas se marchiten con este tip.

Por

No hay nada más gustoso que usar perejil, cilantro u orégano, por ejemplo, para dar un toque gustoso y diferente a nuestras recetas. Por eso, voy a enseñarte cómo conservar el perejil o cualquier otra hierba para así tener siempre a la mano hojas frescas para tus platillos preferidos.

Platillo con hierbas frescas

Estos procedimientos se han convertido en una rutina que llevo a cabo cada vez que compro hierbas para cocinar en el supermercado. Como no todo el tiempo van a estar frescas, estos dos métodos me permiten tenerlas siempre a la mano y conservarlas por más tiempo.

Corta ramitos de hierba fresca

Conserva en papel de aluminio y bolsas herméticas

Lava muy bien el ramillete de la hierba que deseas conservar fresca.

Lava bien los ramitos de hierba

Divide el ramo en porciones de 3-5 tallos que vas a guardar en pequeños rectángulos de papel aluminio.

Divide en porciones

Dobla el papel formando un sobre bien cerrado. Almacena los sobres en una bolsa hermética y guarda la bolsa en el congelador asegurándote de sacarle todo el aire.

Cierra bien el papel aluminio

Conserva con aceite de oliva en una hielera

Haz un aceite aromático para condimentar tus comidas sin importar hace cuánto compraste las especias.

Hierba congelada con aceite de oliva

Arranca las hojas del tallo y pícalas finamente.

Pica finamente la hierba

Distribúyelas equitativamente en los compartimientos de una hielera hasta el tope.

Divide en molde para hacer hielos

Agrega aceite de oliva hasta cubrir por completo y almacena en el congelador. Una vez que obtengas cubitos, desmóntalos y guárdalos igualmente en una bolsa hermética.

Agrega aceite de oliva hasta el tope

Tal vez también te pueda interesar: Técnicas de cocina para usar romero, tomillo y cebollín.

Ahora siempre tendrás disponibles tus condimentos preferidos con la frescura del primer día. También puedes usar los cubitos de aceite de oliva para sazonar cualquier caldo o platillo caliente durante su cocción.
Comparte esta útil técnica para todos aquellos amantes de la cocina que disfruten de las finas hierbas.


Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Comentarios

comentarios