Guía sobre cómo ser un buen padre

Saber cómo ser un buen padre y cómo educar a los hijos requiere de un aprendizaje: desde aprender a jugar con los niños o compartir pasatiempos, hasta saber cómo hablar con ellos y escuchar sus emociones. Mira estos consejos para construir una relación más cercana.

Por

Saber cómo ser un buen padre consiste en tener principios que fomenten la cercanía y ayuden a construir una relación amorosa. Aquí comparto algunos puntos que considero importantes sobre cómo educar a los hijos para construir una relación afectiva y efectiva que trascienda el tiempo.

Tener un diálogo continuo permite que padres e hijos mantengan una relación cercana.

Fomentar el diálogo

No importa qué tan cansado regrese un padre del trabajo o de un viaje de negocios, siempre puede destinar algunos minutos para escuchar a su hijo y preguntarle cómo le fue en la escuela, qué aprendió y cómo se relaciona con sus maestros y amigos.

Conocer sus inquietudes, emociones y deseos le permitirá acercarse más a su pequeño e inculcarle valores como la confianza y la comunicación familiar.

Leer un cuento a su lado

Que un padre le cuente su historia favorita a sus hijos todas las noches antes de dormir permitirá que se genere un estrecho vínculo afectivo al tiempo que el niño desarrolla su imaginación y lenguaje. Un abrazo y un beso serán el broche perfecto para que tenga dulces sueños y se sienta más cerca que nunca de su papá.

Leer un cuento permite que padres e hijos compartan momentos entrañables.

Jugar con los hijos

Cómo ser un buen padre implica compartir momentos de ocio y diversión. Rompecabezas, escondidillas, fútbol o ajedrez, etc. La lista es infinita.

Invertir todos los días un tiempo para no pensar en nada más que en pasarla bien juntos y conocerse mejor no tiene precio. Estos instantes se convertirán en las memorias más importantes del día de mañana, pues traerán enseñanzas que perdurarán por siempre.

Te puede interesar: 20 ideas para hacer en familia

Compartir pasatiempos

Desde practicar un deporte que les fascine hasta tocar el mismo instrumento, existen muchas formas de encontrar algo en común y tomarlo como el mejor pretexto para intercambiar puntos de vista y aprender el uno del otro.

Compartir un pasatiempo permite que padres e hijos descubran intereses comunes y aprendan uno del otro.

Pasar tiempo juntos los fines de semana

Si entre semana, la jornada laboral impide que muchos padres le dediquen tiempo a sus hijos, es posible compensarlo durante los días de descanso. Pasear en el parque, disfrutar un helado, ver una película, ir a casa de los abuelos o hacer la tarea juntos son actividades que les permitirán conectar y crear un auténtico vínculo.

Aunque es cierto que cada quien debe descubrir cómo ser un buen padre y educar a los hijos, el amor, la dedicación y la paciencia son siempre los ingredientes básicos para ser un papá de calidad y cumplir con éxito este importante rol familiar.

Vale la pena compartir estos consejos con todos los papás, y también las mamás, que conozcas para que intercambiar los valores imprescindibles que debe tener un buen padre.


Encuentra artículos relacionados por:

Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Comentarios