Consejos para lograr que nuestros hijos hagan caso

Nadie tiene la razón absoluta a la hora de manejar una rabieta, pero la mayoría de publicaciones sobre cómo evitar rabietas en niños, o cómo hacer que los niños hagan caso, tienen tips prácticos que nos permiten aclarar la mente a la hora de ponerlo en práctica.

Consejos para lograr que nuestros hijos hagan caso

 

Niña con rabieta

 

Antes de empezar con los tips vale la pena recordar que cada niño y cada casa es un universo diferente, por eso es importante escuchar nuestra voz interior a la hora de entender el comportamiento de los niños en casa, y fuera de esta. El amor de familia es fundamental, pues nadie mejor que nosotros para saber lo que funciona y lo que no con nuestros hijos.

Algunas de las cosas que he aprendido con mi hija sobre cómo evitar rabietas en niños son:

Hablar claro:

A veces doy muchas vueltas para explicarle algo y terminamos las dos frustradas. Los niños, después de una explicación muy larga y monótona, pierden la atención en la conversación y esto nos puede generar una mala reacción si pensamos que no les interesa lo que estamos explicando. Si se para sobre una silla, con decirle que puede caerse y golpearse es suficiente, no necesitamos contarle de su primo se golpeó o de la vez que no hizo caso y pasó esto y aquello…

 

Escucharlos:

Si queremos que nos escuchen, también debemos escucharlos a ellos. El amor de familia se traduce en pequeñas acciones: a mí me funciona agacharme o sentarme al mismo nivel y que podamos hacer contacto visual, esto nos da cierto equilibro y nos hace sentir más cómodas y en confianza.

Escucha a tus hijos

 

 

Usar la imaginación:

Las historias inventadas deberían ser requisito en cómo evitar rabietas en niños porque ayudan mucho a evitar la tensión y desviarla a otras cosas. Usar temas que le generen curiosidad o que le permitan sentirse identificado es una buena táctica para hablar con ellos, y además invitarlos a reflexionar.

Usa la imaginación

Distraerlos:

Aunque el punto anterior sirve como técnica de distracción en cómo hacer que los niños hagan caso, no es necesario que estemos siempre inventando súper historias creativas para desviar la atención. Con unas cosquillas cuando no se quieren poner la camisa o cantar una canción a la hora de recoger el desorden después de jugar, es suficiente para crear distracción y lograr que hagan ciertas cosas. Déjate inspirar por el amor de familia.

 

Distráelos

Con estas cuatro cosas básicas he aprendido, o al menos intentado mejorar, en cómo hacer que los niños hagan caso. Algunas veces olvido una que otra, pero trato de aprender de todo y de siempre hacer que sea una experiencia divertida pues al final de cuenta el amor de familia es lo más importante para mí.

¿Ustedes cómo evitan las rabietas en sus hijos?


Esta es una sugerencia personal proporcionada por consumidores, Colgate-Palmolive no asume responsabilidad por esta información; nuestra recomendación es siempre seguir las instrucciones de uso de nuestros productos.

Encuentra artículos relacionados por:

Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Califica este artículo

Comentarios

comentarios