Primer día del jardín ¡Una experiencia real!

Desde el momento en que tomé la decisión de meter a mi bebé al jardín, la incertidumbre se apoderó de mí, pues, de los 21 meses que llevaba de vida mi pequeño, nunca se había separado por largos periodos de mi lado y mucho menos para estar en manos de personas extrañas.

Primer día del jardín ¡Una experiencia real!

primer-dia-de-jardin-feliz-con-el-uniforme

Tenía muchos miedos y muchas preguntas, como por ejemplo ¿quién le iba a explicar que todo estaría bien, que no debía llorar porque volvería a casa tan solo al pasar de unas horas, que ahí comenzaba la vida, la socialización, el confiar en extraños y creer en los amigos? Y nadie podía respondérmelas, pero en el fondo de mi corazón sabía que sólo los días y la experiencia, me darían la tranquilidad y las respuestas que estaba buscando.

Así que me centré en confiar en las manos en las que había puesto a mi hijo, en lo especial del método que utilizaban con los niños pequeños en el jardín, y en el instinto que tanto me había ayudado a escoger.

 

primer-dia-de-jardin-suavitel-

 

Quiero compartir con ustedes la manera en la que me preparé junto a mi pequeño, una experiencia real llena de tácticas que realmente nos funcionaron.

Antes de su entrada.

1. Busqué en internet fotos de jardines y le mostré cómo los niños jugaban allí y la pasaban felices, al mismo tiempo le decía muy emocionada que él iba a estar así en unos días.

2. Lo llevé al jardín que escogimos y dejé que recorriera cada rincón, mientras tanto le decía que faltaban muy poquitos días para que él estuviera más tiempo allí y que iba a conocer muchos niños.

 

La seguridad que transmitimos los padres, debe ser más grande que los miedos que podamos sentir.

 

El día de la entrada.

3. Desde que se despertó le dije que se había llegado el gran día, que tenía el uniforme más lindo, lo llevé al espejo y le dije que estaba vestido así para celebrar la ida al jardín.

4. Lo bajé con tiempo a esperar la ruta y mientras tanto le hablé acerca de lo divertido de viajar en bus con muchos más amiguitos.

5. Le transmití seguridad y tranquilidad, aunque sentía que mi corazón se iba a ir con él. Le dije siempre que iba a estar muy feliz y que era una maravillosa aventura que estaba por comenzar.

6. Cuando llegó la ruta, saludé emocionada a la monitora y al conductor de la ruta, lo entregué (☹) sonriendo, así la carita demuestre lo contrario y me despedí mandándole besos y diciéndole que no olvidara pasarla increíble (momento negativo que toca convertir a positivo, sí o sí)

 

 

(Punto secreto) lloré indefinidamente cuando la ruta arrancó y lo perdí de vista.

 

nino-listo-para-el-jardin-suavitel-

 

En su primer regreso:

7. Lo recibí diciéndole que ya estaba de vuelta con mamá, que pasaría el día, dormiríamos y volvería a tener un viaje en bus para compartir de nuevo con sus amigos y su miss.

 

Al terminar el primer día, todo estuvo bien, sin mayores contratiempos y la verdad, creo que sentí más ansiedad el día 2 que el día 1. Pues sospechaba que como él ya sabía lo que le esperaba, iba a llorar y ahí sí, se me iba a derretir mi corazón. Pero no, por fortuna el día 2 tampoco lloró.

 

entrar-al-jardin-suavitel-

 

 

Hasta ahora llevamos un par de semanas y su periodo de adaptación ha sido magnífico, ya que lo pienso, el instinto nunca abandona a las mamás y armarse de seguridad, los llena a ellos de confianza y los deja llegar adelante, ojalá mucho más de lo que llegamos nosotros como padres.


Esta es una sugerencia personal proporcionada por consumidores, Colgate-Palmolive no asume responsabilidad por esta información; nuestra recomendación es siempre seguir las instrucciones de uso de nuestros productos.

Encuentra artículos relacionados por:

Tu reacción
  • Me encanta (1)
  • No me gusta (0)

Califica este artículo

Primer día del jardín ¡Una experiencia real!

Comentarios

comentarios