Ser mamá

Creo que la palabra orgullo la inventamos las mamás… Aún antes de nacer nuestros hijos, cuando caminamos orondas con nuestra grandes panzas, sonreímos orgullosas solo por pensarlos dentro de nosotras.

Por

De ahí en adelante nuestros hijos son siempre una inagotable fuente de experiencias emotivas que nos llenan de orgullo y felicidad.

mujeres-madres-orgullosas-famila-hijos-abrazos-besos-780x435-suavitel

Entre risas y lágrimas, siempre muy exageradas, las mamás nos derretimos de orgullo una y otra vez ante los logros de nuestros hijos. Eufóricas compartimos con todo el mundo la primera vez que dijeron mamá, cuando gatearon, cuando dieron sus primeros pasos, cuando cantaron una canción completa… exageramos a veces tanto este orgullo, que nuestros chicos acaban haciendo innumerables demostraciones “públicas” de sus recién adquiridas destrezas.

Después vienen los años escolares en donde orgullosas coleccionamos diplomas, medallas, trofeos, notas de las profesoras, tarjetas y regalos hechos por ellos.  Celebramos con bombos y lágrimas de felicidad cada paso a un nuevo curso, la primera comunión, la primera izada de bandera. Seguimos llorando a mares de orgullo en cada ceremonia, competencia así ganen o pierdan… y el día que se gradúan de bachilleres… ese día casi que no podemos ni hablar de la emoción.

Luego nuestros hijos crecerán y sus aciertos, logros y desaciertos de la edad adulta se convertirán en los nuestros. Nunca dejaremos de hablar de sus trabajos, de sus hijos, de sus esposas, orgullosas siempre de todo lo que hacen.

Pero, ¿alguna vez hemos pensado por un momento o reflexionado sobre la idea de si nuestros hijos están orgullosos de nosotras?… ¿si se llenan de emoción con nuestros logros y comparten felices nuestras hazañas?

Creo que hay allá afuera madres muy sabias que han sabido compartir sus vidas con sus hijos, sus sueños, sus logros, sus hazañas. Mujeres que no han abandonado sus ilusiones y que han seguido en esa interminable tarea de ser siempre más, aprender más y dar más.

trucosuavitel-img

Truco rápido

Lava tus sábanas por lo menos 1 vez a la semana con tu detergente favorito y no olvides el toque final del Suavitel®. Recuerda que el agua caliente y el secado con calor ayudarán a eliminar ácaros que sobreviven a la lavada.

Conoce más tips de ®

Cuando una mujer es capaz de seguir con sus sueños, aun siendo madre y compartiendo esos sueños con sus hijos, logra que ese orgullo que nos llena de tanta emoción se multiplique en sus hijos, creando familias fuertes y unidas, en donde hay respeto, admiración y orgullo.

Yo tengo la suerte de vivir tan orgullosa de mi mamá como ella de mi. Yo siento por ella no sólo un profundo agradecimiento por todo lo que hizo por mi, sino un enorme orgullo y emoción de todo lo que hizo por ella misma. Este ha sido el mejor ejemplo y la mejor enseñanza de vida que ella  me pudo dar.

Yo me esfuerzo a diario por lograr ésto mismo con mis hijos… y me brotan las lágrimas de felicidad cuando los oígo hablar orgullosos de lo que hace su mamá, no solo de lo que hago por ellos, sino de mi trabajo, de mis actividades y de mi relación con su padre! Y si, siempre pienso en mi mamá y el legado tan grande que nos dio a todos sus hijos.

Felicitaciones Mamás!!!  Una gran ovación a todas por TODO lo que hacen por sus hijos y por si mismas a diario.


Encuentra artículos relacionados por:

Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Comentarios