Remedios caseros para la tos seca

Cuando nos hablan de remedios caseros para la tos seca, solemos ser escépticos en cuanto a sus resultados. Sin embargo, después de una mala noche tomando jarabes y pastillas sin ningún resultado, es cuando decidimos darle una oportunidad a la típica receta de la abuela, por inverosímil que nos parezca, y descubrimos que al final sí da resultados.

Por

De los miles de remedios caseros que puedan existir para la tos, hay uno que es infalible y que, además de ser muy económico, es fácil de conseguir. Lo único que necesitas es una cebolla. Sí, leíste bien, con una cebolla puedes aliviar la tos en menos de lo que piensas.

Onion syrup and fresh onions for alternative medicine

¿Cómo funciona?

Se ha demostrado científicamente que la efectividad de la cebolla se debe a su alto contenido de polifenol, un componente que aumenta las defensas y además ayuda a desinflamar las vías respiratorias, por lo que puedes estar segura de que se trata de un método efectivo y no de una leyenda urbana.

Esto pude comprobarlo cuando mi hijo de dos años estuvo enfermo con una tos que no cedía y que era realmente angustiante. Después de estar varios días medicado con antibióticos y sin mostrar mejoría, alguien me planteó la idea de la cebolla como la mejor opción entre los remedios caseros para la tos seca. Lo primero que pensé fue “si no funciona, tampoco le hace daño”, así que esa misma noche hice la prueba y me asombré de su eficacia.

boy wipes his nose with a tissue

Lo único que hay que hacer es partir una cebolla a la mitad, puede ser morada o blanca (yo lo hice con cebolla morada pues sentía que el olor era mucho más intenso y que funcionaría mejor, aunque es indistinto), y ponerla en un plato debajo de la cama durante toda la noche. Otra forma de potenciar su efecto es agregando una cucharada de azúcar y unas gotas de agua. Aunque no probé esta variante, vale la pena mencionarla.

El único efecto secundario que tiene es que, en cuanto entré a la habitación al otro día, el olor de la cebolla estaba impregnado en las sábanas, cortinas y cojines. Por lo que te recomiendo que, en el momento en el que el paciente se despierte, abras de inmediato las ventanas y permitas que circule el aire para que la intensidad del olor vaya disminuyendo; y aunque el fuerte olor puede ser una molestia, esta es mínima en comparación con la mejoría que noté en mi hijo pues comprobé que, aunque la tos no se había ido completamente, sí había disminuido la frecuencia y por lo menos ya no sentía dolor de garganta ni desgaste por no parar de toser.

Igualmente, nunca recomendaría sustituir el seguimiento médico por los remedios caseros para curar una enfermedad; si bien estos métodos pueden resultar un excelente complemento para un tratamiento, la prioridad debe ser siempre acudir a un doctor.

Así que en esta temporada de frío, además de la ropa abrigada y de las vitaminas para reforzar las defensas, te recomiendo asegurarte de tener siempre una cebolla en casa. ¿Qué te ha parecido este truco? ¿Lo has probado alguna vez? Me encantaría saber si tienes algún otro remedio realmente efectivo que utilices.


Encuentra artículos relacionados por:

Tu reacción
  • Me encanta (0)
  • No me gusta (0)

Comentarios

comentarios